Caminar por el fondo del mar

Si visita la región de Frisia, no puede perderse esta actividad clásica: caminar por el vado. Fúndase con la naturaleza, enfréntese a las marismas y pasee por el fondo del mar. Independientemente de si opta por una excursión más suave o más exigente, si va con amigos o con niños, puede disfrutar en todo momento del salado aire del mar y de las vistas que parecen no tener fin. Compruebe por qué esta reserva natural única ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad y no olvide ponerse el calzado de senderismo. Eso sí, no se adentre solo en el vado, hágalo siempre acompañado de un guía experto. Puede hacerlo desde la costa de Groninga, Frisia o del norte de Holanda.

La región se puede visitar durante todo el año, pero dado que solamente se puede andar por el vado cuando baja la marea, las horas de entrada varían a diario.

Waddenzee Werelderfgoed - wadlopen3 marketing groningen

El puerto de mar más pequeño de los Países Bajos

Noordpolderzijl es un buen punto de partida para comenzar el paseo. Un oasis de tranquilidad situado en el extremo septentrional de la provincia de Groninga. Aquí encontrará el puerto abierto más pequeño de los Países Bajos, donde las mareas todavía circulan libremente. Por otra parte, esto implica también que solo se puede salir a navegar con la marea alta. Recorra el dique desde aquí y admire la vista sobre el vado con las islas frisonas de Schiermonnikoog, Rottumeroog, Rottumerplaat y la alemana Borkum al fondo.

Relájese en Noordpolderzijl

¿Le apetece relajarse después de este motivador paseo por el vado? Siéntese en el café ‘t Zielhoes, una auténtica cafetería familiar a los pies del dique. Caliéntese con una taza de café y un bizcocho Poffert casero típico de Groninga o refrésquese con una bebida fría.

Una tradición reciente

Puede parecer que caminar por el vado es una tradición antigua, pero esta actividad se popularizó en los años sesenta. En aquella época se descubrió la región de Frisia como reserva natural. Los paseos por el vado son tan populares que miles de senderistas, acompañados de guías experimentados, ya se han aventurado a realizar la travesía. Durante el paseo, normalmente se va desde la costa hasta una llanura del vado o una isla Frisona, atravesando marismas y pasando sobre bancos de aren. A veces hay que atravesar una zanja, lo que puede resultar una tarea complicada si el agua llega hasta el pecho. Por lo tanto, dependiendo del destino es imprescindible estar en buena forma física. No se ponga nunca en camino sin un guía: no querrá verse sorprendido cuando la marea comience a subir.