Kinderdijk, un Patrimonio de la Humanidad de la Unesco que no se puede pasar por alto

En ningún otro lugar del mundo se puede encontrar una concentración de molinos como la de Kinderdijk. Es el lugar donde se gestó el modo de gestionar el agua en los Países Bajos y está reconocido como Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Es uno de los fenómenos que hay que ver una vez en la vida. Los molinos de viento originales del siglo XIX relatan la poderosa historia de cómo gestionan el agua los holandeses desde hace más de 1000 años. Aquí podrá vivir por sí mismo los fundamentos de nuestra característica forma de gestionar el agua. Y además: vistas preciosas para dejarse llevar.

Mejor momento para visitarlo: La mejor época para visitarlo es en temporada baja, fuera de los meses de julio y agosto (el apogeo de la llegada de turistas).

Nationaal Park NLDelta - Kinderdijk windmolens - high_rgb_5728
Nationaal Park NLDelta - De Molens van Kinderdijk
Kinderdijk een UNESCO werelderfgoed
Foto: Claudia et Clément

Más que una máquina de madera

En realidad, toda la región que rodea Kinderdijk debería ser Patrimonio de la Humanidad. Los molinos conforman un gran sistema de gestión del agua junto con las estaciones de bombeo, los diques, los depósitos y las estaciones hidráulicas.

Nationaal Park NLDelta - waterbus

¡Bienvenido a bordo! 

Lógicamente, puede llegar a Kinderdijk en coche, pero el viaje no estará completo si no hace una excursión en bus o taxi de agua. Puede subirse en horas determinadas en cualquiera de los puntos de salida o contratar previamente una excursión. Más info:

Vivirlo en su propia piel

Molineros auténticos estarán encantados de responder a todas sus preguntas acerca del funcionamiento y de la historia de estas máquinas. Pero también puede andar por su cuenta. Sin plano o con ayuda de una aplicación como guía, por ejemplo. Si el tiempo acompaña, el típico paisaje holandés, con sus páramos y diques, resulta un escenario precioso para hacer un picnic.

Vivirlo en su propia piel

Molineros auténticos estarán encantados de responder a todas sus preguntas acerca del funcionamiento y de la historia de estas máquinas. Pero también puede andar por su cuenta. Sin plano o con ayuda de una aplicación como guía, por ejemplo. Si el tiempo acompaña, el típico paisaje holandés, con sus páramos y diques, resulta un escenario precioso para hacer un picnic.