La Isla Museo del Biesbosch

En pleno corazón del Biesbosch se encuentra la Isla Museo del Biesbosch. En esta isla fácilmente accesible se concentran todo tipo de atracciones naturales y actividades asociadas a sus humedales únicos. En el centro de todo está situado el Museo Biesbosch, todo un festival para la vista. En este edificio sostenible puede descubrir cómo se diseñó el Biesbosch y cómo aún alguien se gana la vida con él. Pero eso no es todo, la isla es un punto de partida ideal para toda clase de excursiones y encuentros en la naturaleza, tanto en tierra como en agua. ¿Le apetece una ruta planificada? Sálgase del camino y le sorprenderán las diversas plantas e innumerables aves acuáticas que se encontrará.

Nationaal Park NLDelta - 10 Biesbosch MuseumEiland

La posibilidad de encontrarse un sendero inundado

El Biesbosch es reserva natural agreste donde a veces uno puede toparse con situaciones imprevistas: un arroyo  totalmente seco o un camino inundado. El agua y los efectos de la marea son y siguen siendo un factor variable, razón por la que practicar senderismo en esta zona es toda una aventura. Determinadas rutas únicamente son accesibles en barca o canoa, pero vaya donde vaya, el Biesbosch es un fenómeno excepcional.

Contemplar los humedales desde una pirámide

El museo está formado por siete pabellones, cada uno de los cuales rematado con una cubierta en forma de pirámide. Toda ella está revestida de hierba, con lo que se fusiona perfectamente con el entorno. La cubierta constituye un punto de observación perfecto. En las salas multimedia del museo, en el que se estimulan todos los sentidos, se ofrece información sobre los habitantes, la economía, las guerras, los oficios y, como no podía ser de otra manera, la naturaleza. En torno al museo de la naturaleza también hay muchas cosas que hacer. Hay una maqueta interactiva del Biesbosch con niveles de agua cambiantes y un mimbreral mantenido a la manera tradicional por donde puede pasear.

Nationaal Park NLDelta - Minicamping de Witboom

Juncos y garcetas sibilantes delante de su tienda

El Biesbosch está permanentemente en movimiento. Si quiere experimentarlo con total tranquilidad, pasar la noche en el camping natural De Witboom puede ser una buena opción. Si planta la tienda junto al agua, gozará de vistas directas sobre garcetas, grandes animales de pasto y puede que incluso el pigargo europeo. Por no hablar de que no hay nada tan relajante como quedarse dormido con el rumor de los juncos.

La isla que al principio no lo era

El MuseumEiland apareció cuando se recuperó el pólder de Noordwaard. Esta recuperación del pólder tiene por objeto evitar el desbordamiento de los ríos y mantener secos los pies de los habitantes de la zona. El Noordwaard es un ejemplo que se enseña en las escuelas de cómo se puede dar forma a la naturaleza a través de la gestión del agua (por la que son famosos los Países Bajos).