Observatorio de aves De Kiekkaaste

La región de Frisia es de vital importancia para millones de aves. Algunos simplemente hacen una parada en su camino desde la región boreal hacia África, mientras que otros permanecen para criar o para recuperar fuerzas. En toda la zona del Mar de Frisia, Patrimonio de la Humanidad, encontrará observatorios de aves. De Kiekkaaste, en el extremo oriental de la región de Frisia, es el único observatorio de los Países Bajos situado fuera de los diques. Se puede acceder a él desde el complejo de esclusas Nieuw Statenzijl, siguiendo la senda conocida como Marcelluspad. Desde la cabaña se disfruta de preciosas vistas sobre las marismas del Dollard, un brazo de mar en la zona limítrofe con Alemania. Podrá observar cientos de aves paseando por la playa e incluso, con un poco de suerte, alguna foca. Una escena pintoresca.

No es recomendable visitar el lugar con mucho viento.

Waddenzee Werelderfgoed - Kiekkaaste Dollard 0Z3A5022_Hans Jellema

Las aves del paraíso de Wadden

¿Le apetece profundizar y saber más acerca de los lugares de nidificación y el Dollard? Si es así, no puede perderse el centro de visitantes Dollard. En esta antigua granja podrá ver en primera persona cómo las mareas condicionan en gran parte la naturaleza y por qué las aves se sienten tan atraídas por esta región. Aquí encontrará asimismo un bonito punto de observación ornitológico, desde donde se puede contemplar la abundante avifauna del pólder Breebaart, donde habita la mayor colonia de avocetas de Europa. 

Descubrirá todo un mundo a través de un par de binoculares. No hay ningún otro punto de la geografía de los Países Bajos donde se concentre tal cantidad de especies de aves como en la región de Frisia. Cada una de ellas única y especial. Espíe a los zarapitos, ánsares caretos, aguiluchos, lechuzas campestres, pigargos europeos o a cualquiera de las demás aves del paraíso. 

Nationaal Park NLDelta - Foto 3 Lepelaars

¿No se quiere perder nada?

¿Quiere asegurarse de ver todos los puntos naturales de interés? Hay excursiones a pie y en bici que recorren esta región natural. También puede descargarse gratuitamente la aplicación Wadvogels, que le ayudará a reconocer especies de aves en el entorno. 

La zona de cría del Mar de Frisia

Las focas son también habitantes agradecidos de esta región. Pruebe suerte en el cercano Punt van Reide, donde se instala una pared de observación de focas desde la primavera al otoño. Desde aquí es posible divisar las focas con sus crías en los bancos de arena sin molestarlas. Una experiencia muy especial que puede descubrir por su cuenta. 

A diario, cuando sube la marea, las focas hembras y sus retoños se reúnen junto al dique para descansar, comer y tomar el sol. En ocasiones son cientos. Es importante no molestar a las crías durante el período de lactancia. La pared de observación hace invisibles a los visitantes para los animales. Disfrute en silencio de estas traviesas criaturas aterciopeladas. No se asuste si ve a una cría sola, la madre estará buscando alimento. Puede pasarse fuera hasta un día entero.