Perder el tiempo en la zona de aves de Meijendel

Meijendel es la mayor región cerrada de dunas Holanda meridional. Aquí podrá pasear durante horas por los húmedos valles de dunas, las explanadas abiertas de arena, los irregulares accidentes acuáticos y los densos bosques de coníferas. Con acceso directo al mar, la playa de Meijendel es imprescindible para los amantes de la tranquilidad. Lo que hace especial a este paraje natural es que en él se concentran más de 250 especies de aves. Es una zona de purificación, tanto para el espíritu como para el agua. Aquí se depura el agua de forma natural para convertirla en agua potable para cerca de un millón de consumidores de la región. En una tarde de primavera, puede disfrutar en estéreo del alegre canto del ruiseñor como banda sonora de fondo.

Independientemente de la temporada en que visite la región, siempre hay alguna escena que descubrir en Meijendel.

Nationaal Park Hollandse Duinen - Meijdenel duin en water in de lente

Escuchar al rey de los pájaros cantores europeos

Meijendel se encuentra entre las diez regiones naturales con mayor abundancia de aves de los Países Bajos. El cantor más efusivo de todos, el ruiseñor, llega cuando los árboles y arbustos ya tienen sus hojas tiernas. La naturaleza protegida de las dunas de Meijendel es el lugar favorito de este famoso cantor. El ruiseñor llega a los Países Bajos a partir de abril y da comienzo a su apasionado canto. Este es el mejor lugar para oír cantar al rey de las aves cantoras europeas.

Nationaal Park Hollandse Duinen - POI - De Tapuit Dunea

Un punto de salida perfecto

El centro de visitantes de Tapuit es el punto perfecto de salida para todas sus aventuras en Meijendel. Aquí puede pedir información para hacer una preciosa ruta, aprender más sobre el abastecimiento de agua o comprar bonitos recuerdos.

Pasee durante horas por senderos sinuosos

 En realidad, Meijendel se compone de distintos minipaisajes, cada uno de ellos con su propia flora y fauna. Esta variedad se debe a la diferencia de altitud, la influencia del (viento del) mar y la actuación del ser humano sobre el paisaje. 

Es posible incluso que se tope con caballos konik o vacas Galloway. Y todo a tiro de piedra de la ciudad. En este entorno natural puro no cuesta nada perder el tiempo recorriendo caminos sinuosos. En Meijendel hay aproximadamente 140 kilómetros de rutas senderistas y ciclistas. 

 

Sed de dunas, agua y más

Por toda la región se pueden encontrar innumerables lagos de dunas dispersos. El agua predepurada del río va penetrando lentamente hasta el fondo de las dunas. Al cabo de varias semanas de filtrado natural, se vuelve a bombear para hacerla apta como agua potable.

Pannekoeken boerderij Meyendel

Relajarse y soltar

Relájese al final de su visita en torno a la chimenea de la granja de Meyendel. Todo el mundo es bien recibido, puede incluso desenganchar a su caballo en la entrada posterior del restaurante. 

Recuéstate en las dunas 

Al sur de Meijendel, cerca de la ruta nodal 39 para bicicletas, se encuentra el agradable chiringuito "Onder de Watertoren". Este pequeño edificio elegante, al otro lado de la antigua torre de agua, es el lugar ideal para tomarse un descanso, ver pasar a los transeúntes y disfrutar del bello entorno.