Recorrer el sendero del guardabosques de Noordsvaarder

Rodeada por el Mar del Norte y el de Frisia se encuentra Terschelling, una de las islas Frisias. Es una isla habitada y compuesta en un 80 % por naturaleza. En esta estrecha franja de tierra se concentran bosques, playas, valles de dunas, marismas, pólderes, brezales y pueblos acogedores. En el extremo occidental se encuentra Noordsvaarder, una extensa y dinámica zona de dunas. En este lugar, el guarda forestal ha preparado una complicada ruta para usted. Siempre y cuando no le dé miedo enfrentarse a una dura subida y a ensuciarse los zapatos. El sendero del guardabosques es el lugar para desafiar a la naturaleza.

Waddenzee Werelderfgoed - 12554-duinen-Terschelling noordsvaarder sbb
Waddenzee Werelderfgoed - 12553-Duinen-Noordsvaarder foto sbbjpg

El desierto de Terschelling

El camino del guardabosques recorre una reserva natural de una belleza deslumbrante. Noordsvaarder es un banco de arena que no se «adhirió» a Terschelling hasta el siglo XIX. En la actualidad es un paraíso para los charranes enanos, que acuden aquí para criar. Aquí se pueden encontrar llanuras de playa, dunas que se desplazan y plantas muy particulares.

El ascenso es duro, pero una vez en lo alto de la duna, las impresionantes vistas merecen la pena. Las olas azul oscuro del Mar del Norte parecen detener el tiempo por un momento. ¿Coincide que ha bajado la marea? Si es así, es posible que vea alguna foca en un banco de arena.

Puede descargarse la tura de 11 kilómetros de longitud en su teléfono o tableta. Está permitido andar libremente fuera de las zonas acotadas. En los paneles informativos situados en los márgenes de Noordsvaarder encontrará todos los datos que necesita.

¿Necesita recobrar el aliento?

En el punto de partida del camino del guardabosques podrá descansar, calentarse o tomar un refresco en el Pabellón de playa de Walvis.

Maravilla invernal

Solamente para los aventureros de verdad: recorrer el camino del guardabosques en invierno. Se le estimularán todos los sentidos al recibir el viento glacial y la lluvia en las orejas. Duro, pero es una forma de mezclarse aún más con la naturaleza.

El ascenso hace que este paseo por Noordsvaarder sea apto únicamente para los más duros

Remi Hougee guarda forestal de Terschelling

La vida entre las dunas

Es verdad que la región de las dunas puede resultar muy espectacular en invierno, pero en verano también tiene su interés. La orquídea moteada, la hierba centáurea y las plantas del género de la parnassia dan color a la Playa Verde. ¿Es usted un amante de los animales? Durante la marea baja, distintas focas e innumerables aves descansan en los bancos de arena de la costa. Y si tiene suerte, también es posible que vea pasar a un halcón o a un corzo.