Un enorme huevo de madera lleno de sorpresas

Escondido en medio de la reserva natural de Scheelhoek se encuentra, o yace más bien, un observatorio ornitológico llamado Tij (la marea). No es simplemente un punto de observación de aves, sino que se trata además de una obra de arte ecológica de siete metros de altura con forma de huevo de ave. Esta gigantesca estructura de madera es única en su especie, no hay nada parecido ni en Europa ni en el resto del mundo. Desde aquí podrá ver y experimentar innumerables sorpresas de la naturaleza, entre las que destacan las vistas panorámicas sobre el Haringvliet, con la presa y las islas donde crían las aves de la reserva ornitológica de Scheelhoek.

Sostenibilidad hasta la última pieza

No tiene que andar de puntillas para no hacer ruido, ya que durante su visita no molestará a las aves ni otros animales. A través de un canal de hierba accede directamente a un túnel calado donde confluyen todos los sonidos naturales del entorno. Se recomienda llevar calzado impermeable, puesto que aquí sentirá la marea en su sentido más literal. Por la parte exterior del túnel hay una pared de aviones zapadores, con un punto especial de observación desde el que puede contemplar cómo entran y salen de sus nidos estas aves. Una vez en la parte alta del huevo puede disfrutar de unas vistas increíbles sobre el Haringvliet y las numerosas aves para las que esta zona es tan importante.

NLDelta - Grote Stern

Siga de cerca la temporada de cría

La temporada de cría comienza en primavera, lo que supone una oportunidad ideal para admirar desde cierta distancia la actividad en las islas donde anidan. El charrán patinegro empieza a criar en el Haringvliet a partir del mes de marzo. Si se fija bien, durante los meses de abril y mayo se puede ver cómo los padres van y vienen con peces en el pico para sus pequeños. Se alimentan durante semanas de peces como el lanzón. ¡Un hermoso espectáculo!

Entre dulce (Zoet) y salado (Zout)

¿Quieres darte un respiro, entrar en calor o quizá refrescarte después de una excursión repleta de aventuras por las marismas y las dunas? Ven a comer al restaurante Zoet of Zout en la isla Goeree-Overflakkee en la provincia de Holanda Meridional.

El huevo como símbolo

El charrán patinegro es un ave costera que anida en colonias en marismas, playas verdes e islas con escasa vegetación. El huevo del charrán patinegro, que anida año tras año en las islas vecinas, sirvió de inspiración para este observatorio ornitológico único. El diseño representa la fertilidad del delta, la salud de las poblaciones de aves y el placer de la naturaleza.