Un recorrido por las fincas de Wassenaar

Wassenaar es un oasis de tranquilidad en la parte sur del Randstad. Quien quiera adentrarse algo más en el patrimonio cultural de los Países Bajos, puede recorrer la ruta de las villas. Una excursión llena de historia, con castillos, caminos sinuosos, bosques, praderas, puentes, jardines y parques que se conservan según el estilo de los paisajes antiguos.

Nationaal Park Hollandse Duinen - Huygens Hofwijck
Nationaal Park Hollandse Duinen - De Horsten Wassenaar 5145

Una ventana al pasado

Desde una perspectiva histórica, cultural y de paisajes, esta zona de fincas es única en los Países Bajos. La mayoría de casas de campo y fincas se construyeron a partir de finales del s. XVI a lo largo de una importante vía de tránsito de La Haya a Haarlem. En un paisaje formado por bosques protegidos, playas, dunas, pólderes abiertos y campos de bulbos, estos lugares históricos nos abren una interesante ventana al pasado. Tanto si sigue la ruta como si se desvía de ella, una cosa es segura: respirará la tranquilidad y sentirá la historia de los condes de Holanda.

Theepaviljoen de Horsten

Retroceder un siglo en el tiempo 

Oculto entre la espesura, en la Finca Real de Horsten, se encuentra el Pabellón de Té de Horsten. En este lugar dedicado a la degustación de tés, antiguamente un campo de tiro, puede disfrutar por ejemplo de una taza de té aromático con un pastel casero o de un delicioso guiso de caza. Da la impresión de que el tiempo se hubiera detenido hace un siglo.

Una finca con una gran historia

La finca y el castillo de Duivenvoorde conforman un conjunto único cuyos orígenes se remontan al s. XIII. El ala sur del castillo es privada, pero los jardines del palacio son de libre acceso y ciertamente merecen una visita. Gracias a las innumerables aves, murciélagos y rápidas ardillas, este lugar histórico se mantiene vivo. La denominada flora «stinzen», plantas que proceden específicamente de fincas históricas, ha encontrado aquí su lugar.

Nationaal Park Hollandse Duinen - Duivenvoordse en Veenzijdse polder - Laarzenpad - Bronvermelding: Lenny van Leeuwen/Staatsbosbeheer

Un paisaje de pólder con una rica historia

La Haya, Wassenaar, Leidschendam, Voorschoten... son localidades que han ido creciendo prácticamente pegadas entre sí. Prácticamente, porque en medio se encuentra la reserva natural protegida del pólder de Duivenvoorde y Veenzijde. Se trata de una hoya histórica y cultural, con bosques de monte bajo de la Edad Media, ríos y el Achterbos. Un bosque salvaje y agreste con zanjas, terrenos cenagosos y muchos árboles caídos. Desde la linde del bosque se puede admirar una preciosa vista del pólder abierto situado detrás, así como el perfil de La Haya en la lejanía. Un contraste especial con esta naturaleza histórica.